domingo, 13 de octubre de 2019


ENVÍO AGENTES DE PASTORAL-Gracias a todos
















EL DÍA 24 DE OCTUBRE, 
iniciamos la formación parroquial
EL CREDO- FUNDAMENTOS BÍBLICOS
La formación estará impartida 
por el profesor D. Ricardo Lázaro 
a las 20'30 horas en la Parroquia . 
OS ESPERAMOS


 ACTITUD DE LA GRATITUD
Yendo Jesús camino de Jerusalén entre Samaria y Galilea. De lejos diez leprosos a gritos le decían: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros…mientras iban de camino quedaron limpios, uno de ellos al verse curado, se volvió alabando a Dios. Este era un samaritano… ¿No han quedado limpios los diez? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?...
ENTRA EN TU INTERIOR
El evangelio de esta semana del evangelista Lucas, conocido como los diez leprosos, no narra historias de grandes personajes, sino más bien de diez personas anónimas marcadas por la enfermedad de la lepra, de los diez uno es un samaritano,( un extranjero), es decir doblemente excluido de la sociedad- leproso y marginado-.  Los diez a gritos claman a Jesús desde lo lejos,  solo la compasión y la fama de realizar curaciones les podía dar esperanzas y apelaron a la compasión de Jesús, y los diez quedan curados, nueve de ellos se ven libres de la lacra de la enfermedad y la posibilidad de volver a la vida que llevaban antes de enfermar, a recuperar toda su vida como judíos con todos sus derechos. Los diez reciben un mismo beneficio a simple vista, pero el samaritano reacciona, no solo ha sanado de cuerpo, no vuelve a ser el de antes, se siente sano y “salvo” renovado ¿Tal vez recibió alguna cosa diferente a los otros nueve?  El encuentro le ha transformado y vuelve a dar gloria a Dios. El evangelio nos presenta como actúa la fe.
La sorpresa de Jesús no es por el que vuelve, sino por los que siguieron su camino y formula tres preguntas: ¿No han quedado limpios los diez? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?... Con sinceridad preguntémonos, que hubiéramos dicho nosotros de los nueve ¡Son unos aprovechados! ¿ Que les costaba regresar y darme las gracias? ¿Y nosotros? ¡Qué importante es reconocer y dar las gracias! Muchas veces actuamos como si todo lo que recibimos nos lo merecemos.
En la eucaristía (del griego εὐχαριστία, eucharistía, 'acción de gracias'), repetimos Señor ten piedad -Señor ten compasión de nosotros- , como los diez leprosos.  Actuemos  con gratitud.
 

domingo, 6 de octubre de 2019





ACRECIENTA MI FE
En aquel tiempo, los apóstoles le pidieron al Señor – Auméntanos la fe -. El Señor contestó: si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera – Arráncate de raíz y plántate en el mar. Y os obedecería…
ENTRA EN TU INTERIOR
El texto del evangelio de Lucas nos lleva a unirnos a la petición al Señor: Aumenta mi fe – bella invocación, una petición siempre actual, siempre necesaria. Danos una fe contagiosa, una fe que mueva montañas, moreras…, que nos haga vivir humildemente el servicio al Señor y a los hermanos. La fe siempre conlleva hacer grandes cosas. Y es que la fe no es solamente una creencia en un Dios Todopoderoso. La FE, es sobre todo una gran confianza, una adhesión, una comunión con la bondad de Dios, nuestro Padre. En medio del mundo la fe hace amar, buscar y trabajar para un mundo más humano, crea reconciliación, esperanza en los que se encuentran abatidos...hoy y cada día más el mundo necesita de una gran fe para extirpar egoísmos,  ambiciones ...¿Es la fe el don que orienta y mueve mi vida? ¿Me considero una persona “de fe”, de comunión con la bondad de Dios?...  “Señor, auméntanos la fe”, para que cada uno de tus hijos desde la humildad y el servicio a los demás, demos pequeños pasos hacia un mundo más fraterno.  Ya que hemos venido a servir y no a ser servidos. Aumenta nuestra fe para que te experimentemos resucitado en nuestro corazón.


domingo, 29 de septiembre de 2019



EGOÍSMO: INJUSTICIA INDIRECTA
… Dijo Jesús a los fariseos: Había un hombre rico, que banqueteaba cada día y un mendigo llamado Lázaro echado en su portal lleno de llagas que se saciaba de lo que tiraban de la mesa del rico…
ENTRA EN TU INTERIOR
El primer personaje de esta parábola es un hombre rico, cuyo nombre no se da a conocer, un personaje anónimo que se caracteriza por la riqueza material que poseía, en el polo opuesto la historia  de un hombre pobre y llagado, Lázaro era su nombre (nombre derivado del hebreo el’azar que significa “Dios ayuda”). La parábola nos puede resultar un poco dura, riqueza frente a pobreza, ante la muerte y las consecuencias de cómo hemos andado el camino en nuestras vidas, nos habla de oportunidades perdidas, del gran abismo existente, de la injusticia indirecta…, Si meditamos la parábola nos percataremos que en ningún momento el hombre rico ocasiona ningún daño al pobre Lázaro, simplemente lo ignora y es condenado precisamente por ello, por la indiferencia. En el evangelio de este domingo se describe la sociedad de aquel entonces pero también la de hoy, ¿Cuántos “Lázaros” pasan por nuestro lado y ni nos percatamos de ellos?. Aún estamos a tiempo, hoy aun nos es posible el cambio de actitud, de ajustarnos los lentes y mirar a nuestro alrededor, de ponernos en marcha. … “A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos”(Magnificat de María). “Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber..(Ev.de Mateo). El rayo de esperanza está hoy y aquí con la ayuda de Nuestra Madre y Jesús que nos acompaña a través de los Lázaros de nuestra vida.


domingo, 15 de septiembre de 2019


LA ALEGRÍA DE ENCUENTROS Y REENCUENTRO
Evangelio de las tres parábolas - llamadas «parábolas de la misericordia» -: La oveja perdida; la moneda perdida; el Padre misericordioso y sus dos hijos (el hijo pródigo)
ENTRA EN TU INTERIOR
Se busca lo que se ama y  así nos lo refleja el evangelio de este domingo, sin duda el de la Buena Noticia de la alegría que se experimenta en los encuentros y reencuentros. Nos presenta el tema de la misericordia,  de acogida y  de la esperanza para todos, nos ilumina el corazón para manifestarnos que donde hay perdón, hay alegría, paz, reconciliación y  nos desvela a un Dios- Padre-Amoroso y Misericordioso  que nos invita a celebrar estos momentos y a compartirlos con Él. En el relato de las parábolas, Jesús  nos recuerda la confianza, el amor y el abrazo que nunca hemos perdido, por muy alejados del Padre que estemos o nos sintamos en algunas ocasiones. Él es el acogedor que con brazos abiertos nos busca, nos abraza, y celebra la fiesta y como Padre con entrañas de misericordia no nos reprende, no existe reproche alguno en las parábolas. Nosotros en cambio solemos decir, pensar,   y amonestar: - ya te lo advertí...,  - “te avise “ “ como vienes ahora y me pides…”,  tal vez el error está en empeñarnos en proyectar sobre Dios nuestra propia manera de ser y sobretodo de perdonar. En nuestra sociedad el perdón no goza de buena reputación, y es en ocasiones considerado como debilidad. Vivir la  compasión, la benevolencia, generosidad y la humildad del perdón es vivir la gracia de imitarte con entrañas de misericordia y nos permite divisar y celebrar lo bueno que está en los corazones de los hermanos que nos rodean.





INSCRIPCIÓN PARA INICIAR LA CATEQUESIS Y PARA RENOVAR: 
23, 24 y 25 de septiembre de 18 a 19’30h, en los locales parroquiales
DÍAS DE CATEQUESIS:
1º de catequesis: Miércoles 17’30h
2º de catequesis: Jueves 17’30h
3º de catequesis: lunes 17’30 – 19h

domingo, 8 de septiembre de 2019



CLAVES PARA SEGUIRTE
En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús, él se volvió y les dijo: si alguno viene a mí y no deja a su padre, madre, hermanos, bienes e incluso a sí mismo y, no carga con su cruz, no puede ser discípulo mío…
ENTRA EN TU INTERIOR
El relato del evangelio de este domingo nos sorprende e incluso nos  puede hacer pensar que las claves para seguir a Jesús son imposibles de realizar. Nada más lejos  de la realidad. Analicemos en detalle esas condiciones de seguimiento. En primer lugar, para seguir a Jesús se necesita de una decisión personal – no superficial – y ponerle en el centro de todo, ponerlo en el centro de nuestra vida, en el centro de nuestro corazón. Según el pasaje de Lucas, seguirle consiste en  desprenderse para llenarse de Él. Jesús nos dice “si uno quiere..”, es decir personal es el querer y también tiene que ser personal nuestra respuesta a seguirle, con total disponibilidad. Seguirle no consiste en renunciar, negativamente hablando, sino más bien en aceptar su oferta de plenitud, pues no se trata de desistir, sino de elegir lo mejor. La clave para seguirle consiste más en la felicidad de pertenecer,  que en la de poseer.  El mensaje de Jesús se resume en una sola palabra: Amor, un amor incondicional




INSCRIPCIÓN PARA INICIAR LA CATEQUESIS 
Y PARA RENOVAR:
 23, 24 y 25 de septiembre de 18 a 19’30h, 
en los locales parroquiales

DÍAS DE CATEQUESIS:
1º de catequesis: Miércoles 17’30h
2º de catequesis: Jueves 17’30h
3º de catequesis: lunes 17’30 – 19h


HORARIOS SEPTIEMBRE-JUNIO
Misa diaria: 8 y 20h
           Festivos: 8, 10, 11 y 20h
Ermita de las Rotas: Domingos 18h
Adoración eucarística: miércoles 19’15h
Confesiones: durante las misas festivas , pre-festivas y viernes a las 19’30h

domingo, 1 de septiembre de 2019



LA GRATUIDAD 
ANTE LA GRANDIOSIDAD
Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos a comer…notando que los invitados escogían los primeros puestos les propuso esta parábola: Cuando te inviten no te sientes en el puesto principal…para que no te digan “Cédele el puesto a este”…Todo el que se enaltece será humillado… cuando des una comida no invites a amigos, vecinos ricos…porque te corresponderán invitándote…
ENTRA EN TU INTERIOR
Vivimos en un mundo marcado por el afán de ser, de situarse, de querer estar sobre los demás, de competitividad y donde quien no aspira a más y a situarse por encima de los demás no se le valora. Las palabras de Jesús en el evangelio de este domingo acaba con el protocolo social frente al protocolo del buen cristiano: renunciar a destacar en un primer puesto para darse importancia, invitar a los que no nos pueden corresponder invitándonos, sentar en nuestra mesa a los que necesitan que les sirvamos… es decir nos desordena la dinámica y los comportamientos que en la sociedad se dan como “ normales “ y nos invita a ser sencillamente modestos y con humildad “diferentes”, nos aconseja a no buscar honores y prestigio ante los demás mediante la vanidad. La vanagloria no es más que el fruto de dos componentes, un adjetivo “vanus”-vacío- y un sustantivo ”gloría”-fama, honor o esplendor - ; es decir un verbo que nos lleva al vacío del corazón. Jesús nos propone vivir en la gratuidad, -sin buscar compensaciones -, no apoyando nuestras acciones en el poder sino en el servir con humildad. La verdadera humildad no se pregona se lleva en anonimato, pues ser humilde no es más que reconocer todo lo bueno que tienen los que nos rodean, y así es por lo que a las personas humildes se les reconoce fácilmente, aprecian a los demás y se les aprecia.

domingo, 25 de agosto de 2019


¿COMO ACCEDER POR LA PUERTA DE LA SALVACIÓN?
Jesús recorría ciudades y aldeas enseñando, mientras caminaban hacia Jerusalén. Y uno le dijo:
-Señor, ¿son pocos los que se salvan?
Él les contestó: -Esforzaos para entrar por la puerta estrecha, porque os aseguro que muchos intentarán entrar y no podrán. 
ENTRA EN TU INTERIOR
El texto del evangelio de Lucas de este domingo versa sobre la salvación, mediante la pregunta ¿son pocos los que se salvan?, o también se podría traducir como: ¿serán muchos los que se condenen? La salvación parece más bien una cuestión de estadística, ¿Qué porcentaje nos salvaremos? Pero Jesús responde sobre “quienes” y “como”, Jesús plantea  la respuesta no cuantitativamente- cantidad-, sino que da un giro y apunta a lo que realmente importa y responde en base cualitativa – de calidad. Estamos todos invitados a acceder, sin importar nuestra procedencia (oriente, occidente, norte o sur), un banquete que va más allá de fronteras, la salvación viene en como vivamos nuestra fe, como dejamos bella impronta en los corazones de los hermanos, en poner los medios para empequeñecer nuestro ego eliminando “apEGOS” para acceder por la puerta estrecha. Pero tal vez hoy los grandes egos nos distraen y nos ensanchan, vivimos en la inmediatez: ¿Qué puedo hacer para vivir mejor?, no importa el mañana vivimos en un hoy permanente y en un yo egocéntrico que nos impide ver más allá. Lo triste es que seguramente hoy le preguntaríamos ¿Qué tengo que hacer para salvarme YO? ¿Qué régimen dietético hacer para adelgazar y caber con holgura? Están terminando las vacaciones, estamos a tiempo entremos en nuestro interior, pongamos en marcha y pongámonos en marcha para vivir con todo corazón el evangelio, disfrutando de nuestra vida como un don de Dios, pues el camino de salvación consiste en ser un don de Dios para ser don para todos.



domingo, 18 de agosto de 2019



TU FUEGO PRENDE NUESTROS CORAZONES
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "He venido a traer fuego a este mundo, y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz?...
ENTRA EN TU INTERIOR
El Evangelio de este domingo, nos puede resultar desconcertante en un primer momento, Jesús nos sorprende con su palabra, ardiente como el fuego y cortante como una espada. Jesús dice a sus discípulos y también hoy a nosotros : “He venido a prender fuego en el mundo; ¡y ojalá estuviera ya ardiendo!”.  Contemplemos el relato y descubriremos su sentido en nuestro corazón, hallaremos la fuerza de sus palabras ya que, Jesús habla del fuego de su amor, del fuego del evangelio, del fuego de su ejemplo, que espera sea contagioso y que prenda nuestro interior. Dos discípulos camino de Emaús experimentaron el fuego en su corazón cuando andaban con Jesús sin reconocerle y se decían: “¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?”. Jesús nos trajo ese fuego de amor que transforma nuestro corazón y lo purifica. Juan Bautista bautizaba con agua, pero después de él, Jesús habría de bautizar por medio del fuego (Lc 3,16). Aquí, la imagen del fuego queda asociada a la acción del Espíritu Santo que descendió el día de Pentecostés bajo la imagen de lenguas de fuego. También en la oración de Invocación al Espíritu:


Ven, Espíritu Santo,
llena los corazones de tus fieles,
y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Ser fuego, reavivar el fuego interior, alumbrar, dar calor… Jesús nos  trae fuego por que no nos quiere tibios e indiferentes, no olvidemos ser fuego, vivir el bautismo, experimentar el Amor y con la fuerza del Espíritu vividlo, proclamarlo, sembrarlo y gozarlo

jueves, 15 de agosto de 2019


MARÍA, LA MUJER VESTIDA DE SOL
María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel…Se llenó Isabel de Espíritu Santo y dijo : - ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!...¿Dichosa tú que has creído!, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá. María dijo: - Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador, porque ha mirado la humillación de su sierva….
ENTRA EN TU INTERIOR
María asunta al cielo, es modelo de la mujer creyente, agradecida y glorificada. El camino de María hacia el cielo comenzó desde ese “SI”, pronunciado al Señor en Nazaret  libre y generosamente y su gloria tiene como raíz su fe vivida y expresada en el gozo y en el dolor. Celebramos la Asunción de Nuestra Madre, la Virgen María a los cielos, síntesis de todas las fiestas marianas,  la fiesta llena de profundo significado y simbología,  es la fiesta de la Pascua de María, es la culminación de una vida fiel y de un “SI” permanente a Dios. Si, así es la mujer María que proclama la grandeza del Señor y es proclamada bienaventurada por todas las generaciones, como  oímos en el Evangelio. Es el día de la esperanza, día esperanzador en que empieza la promesa del Señor hecha también a nosotros” el que cree en mi tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día”. María nuestra Madre nos precede a compartir la presencia de Dios. Ella cantó el Magnificat y nosotros Madre lo repetimos de generación en generación en el transcurso de  nuestra vida. Ojala sigamos la estela de su estrella, para que guiados por ella, nos conduzca y alcancemos la resurrección que Cristo ganó para nosotros en su resurrección.


domingo, 4 de agosto de 2019



TU ERES MI RIQUEZA
En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: "Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia." … Y dijo a la gente: "Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes." Y les propuso una parábola: "Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos… Pero Dios le dijo: "Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será? 
ENTRA EN TU INTERIOR
 El evangelio de Lucas de este domingo se le conoce como el rico necio  y se estructura en tres partes:  el hombre que pide la intervención de Jesús para que su hermano reparta la parte de la herencia, la parábola del rico necio, y como enriquecernos a los ojos de Dios. Jesús nos invita esta semana  a hacer inventario en nuestro corazón. Observar y analizar lo que da sentido a nuestra vida,  si el tener – poseer – acumular – idolatrar falsos valores (dinero, fama, poder..) o si por el contrario nuestro valor es dar sentido a nuestra vida. La verdadera Vida no depende de tener más o menos sino de ser en plenitud, ahí está la riqueza, la felicidad. No hay persona más pobre que aquella que atesora pobreza en el corazón y que solo tiene riquezas materiales en el exterior. Jesús no está criticando la previsión, ser previsor es una actitud positiva, pero no podemos acumular con el único fin de atesorar, el tesoro no está en codiciar y poseer cosas,  sino  en el  ser: ser fraternidad, ser solidaridad….  Jesús nos propone ser “ricos” en la verdadera riqueza,  la riqueza que perdura para siempre, riqueza centrada en Dios. La felicidad no la encontraremos en aspectos y bienes externos sino que emana de nuestros corazones, pues es en nuestro interior donde mora nuestra riqueza, donde anida el Espíritu de Dios. Tras entrar en mi interior y hacer balance e inventario a mi corazón ¿Qué he encontrado en él?

domingo, 28 de julio de 2019



SEÑOR, ENSÉÑANOS A ORAR
Estaba Jesús orando, y cuando terminó uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar” y Él les dijo: “Cuando oréis decid: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan cotidiano….”
ENTRA EN TU INTERIOR
El relato del evangelio de Lucas de este domingo recoge el momento en que un discípulo de Jesús tras observar su recogimiento le solicita que le enseñe a hablar con Dios y Jesús  enseña y nos enseña la oración que hoy en día cada uno de nosotros seguimos rezando: El Padrenuestro. Para Jesús la oración es comunión con Dios, encuentro con Él, es necesidad de comunicación con el Padre- ABBA-, también para nosotros la oración debe de ser una necesidad y no una obligación. El Padrenuestro es la  oración que nos acerca al Corazón del Padre, una oración-conversación del hijo al Padre, como hijo pero también como hijos y hermanos, una oración personal (le reconozco como mi Padre) a la vez que oración comunitaria – de familia, el padrenuestro es también la oración que nos revela de qué modo debemos ser hijos.  La primera parte de la oración es un reconocimiento personal de hijo hacia el Padre: le reconocemos como Padre desde nuestro corazón de hijo, “venga a nosotros tu reino”, Reino de Dios, de paz, de Amor, “hágase su voluntad” con confianza se lo pedimos pero la suya no  nuestra voluntad. La segunda parte de la oración es de peticiones, y su tono es comunitaria, filial-fraternal (danos, perdónanos…), se lo pedimos desde nuestro corazón y con humildad: el pan, el perdón, que nos libre del mal y de la tentación, estas peticiones familia-comunidad adquieren la importancia y la riqueza de no limitarnos a nuestros propios problemas o necesidades sino que tengo presente las necesidades del otro, una oración que me solidariza con las necesidades y problemas de mis hermanos a la vez que pedimos su perdón en medida en que nosotros perdonamos. El evangelio de este domingo prosigue con la enseñanza y sobre la actitud del orante mediante la secuencia de verbos: pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá; Jesús nos enseña a PEDIR con actitud humilde y comunitaria, pero también nos invita a BUSCAR,  es decir ponernos en camino para conseguir aquello que está a nuestro alcance y LLAMAR al corazón del Padre desde nuestro corazón, corazón sencillo de hijo

domingo, 21 de julio de 2019



ACOGER –ESCUCHAR – SERVIR CON CORAZÓN
Entró Jesús en una aldea y Marta lo recibió en su casa. Su hermana María, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra, mientras Marta se multiplicaba para dar abasto en el servicio y le dijo a Jesús que María le ayudará. El Señor le dijo “Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas y solo una es necesaria…
ENTRA EN TU INTERIOR
El evangelio de Lucas de este domingo nos ubica a Jesús en Betania en casa de sus amigos Lázaro y sus hermanas Marta y María. Nos presenta la acogida, hospitalidad y  las dos actitudes bien diferenciadas de las dos hermanas. María sentada a los pies de Jesús, escuchando su palabra atentamente – actitud de la discípula – que se enriquece de las enseñanzas del Maestro, mientras que la hermana Marta atareada en su servicio se muestra frenética, nerviosa e inquieta. Dos actitudes contrapuestas, bien diferenciadas: María en actitud de “ser” frente a Marta en actitud activa de “hacer”. Marta le acoge en su casa y quiere su casa acogedora, mientras que María le acoge y acoge sus palabras en el corazón, Marta le ofrece su servicio, su hacer, y María le ofrece su escucha, ofrece su ser, su corazón.  “Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas y solo una es necesaria…” Marta está desbordada y cansada, se siente abandonada por su hermana e incomprendida por Jesús. La respuesta de Jesús ante la queja por falta de ayuda por parte de su hermana María nos puede desconcertar. ¿Acaso el servicio no es necesario?, María ha optado por la opción necesaria para ponerse en camino, escuchar y aprender, ya que,  la Palabra está hecha para caminar con nosotros, en nuestro día a día para que interpelados por ella, actuemos. El exceso de preocupaciones en demasiadas ocasiones, nos lleva a olvidarnos de lo más fundamental descubrir que es lo que quiere Jesús de mí y para ello es necesario parar, hacer silencio para escuchar  y así comprender la voluntad de Dios sobre mi vida. Habrá que buscar pues el equilibrio para ser a la vez Marta y María.
¿Acaso en un árbol frutal es más importante el fruto que luce en sus ramas que las raíces del árbol? Debemos pues afianzarnos, echar raíces en la escucha para dar un buen fruto, es decir el servicio, sin olvidarnos de abrir nuestra casa y dejar que se aloje en nuestro corazón todo el amor que fluye de Ti para derramarlo en el hermano.



domingo, 14 de julio de 2019


LA MISERICORDIA DE ABRIR LOS OJOS AL PRÓJIMO PRÓXIMO
Un maestro de la ley le preguntó a Jesús – Maestro ¿Qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? Escrito está en la ley “Amarás al Señor con toda tu alma, con todo tu corazón, con todas tus fuerzas, con todo tu ser y al prójimo como a ti mismo. Y le contó la parábola del buen samaritano y le dijo: Anda y haz tú lo mismo
ENTRA EN TU INTERIOR
El relato del evangelio de Lucas de este domingo nos relata la parábola del buen samaritano. El relato comienza con la pregunta del maestro de la ley ¿Que tengo que hacer para heredar la vida eterna? ¿Cuantas veces nos hemos planteado nosotros esta cuestión, nos hemos hecho esta pregunta?. Posiblemente andamos por el camino ensimismados en otros pensamientos, y pasamos por el camino sin darnos cuenta de lo que sucede a nuestro alrededor, andamos aletargados o bien desbordados por mil ocupaciones. Ahora en periodo de vacaciones el evangelio nos propone que entremos en el fondo de nuestro corazón. El relato de la parábola del buen samaritano de esta semana nos interpela: Amar al Señor y al prójimo como me amo. Nos puede resultar curioso la pregunta ¿Y quién es mi prójimo? Tal vez en demasiadas ocasiones el prójimo se limita A SER PRÓJIMO pero no identificamos a NUESTRO PRÓJIMO PRÓXIMO. Cuando nos sentimos derrumbados, inmóviles, extenuados…, y sentimos la misericordia nos reconforta pero ¡Ay! cuando soy yo el que me tengo que detener, auxiliar, acompañar, sanar… ¿tengo tiempo? ¿Actúo con la misericordia que me gusta recibir? La parábola del buen samaritano, una parábola que no necesita explicación pero si implicación, una parábola de contrastes entre los que pasan indiferentes y quien se detiene, parábola que invita a andar con los ojos bien abiertos, que nos introduce en lo más profundo de nosotros – en nuestro corazón- pues es desde ahí, desde donde nos surge la acción desinteresada, la misericordia, el amor al prójimo. Termina el relato con la invitación que nos hace Jesús: Anda y haz tú lo mismo. Pongámonos en marcha, abramos bien los ojos, ahora es un buen momento.




domingo, 7 de julio de 2019



Designó el Señor otros setenta y dos, y los mandó de dos en dos…¡ Poneos en camino! Cuando entréis en una casa decid primero: Paz a esta casa… si hay gente de paz descansará sobre ellos vuestra paz, si no volverá a vosotros…y decid El Reino de Dios ha llegado a vosotros… Los setenta y dos volvieron felices… estad alegres vuestros nombres están inscritos en el cielo…
ENTRA EN TU INTERIOR
Lucas nos narra la misión de los setenta y dos discípulos enviados y las consignas que Jesús les da antes de la partida. En el evangelio no aparecen los nombres de los setentas y dos ni de sus antecesores en la misión. También hoy cada uno de nosotros somos llamados, somos portadores de tu paz y de tu Amor. Él nos invita a ponernos en camino, en marcha, con dinamismo. ¿Acaso cuando tenemos una buena noticia no corremos para hacer partícipes a nuestro entorno del acontecimiento? Pues que mejor noticia que dar, que llevar la Buena Noticia del Reino de Dios, un Reino de Paz, un Reino de Amor. Para la misión Jesús no busca gente selecta, sino gente impregnada que transmita, sólo lo que experimentamos podemos transferir, se expande por medio de nuestra bondad, nuestro espíritu de servir, de escucha… No podemos quedarnos parados, seamos dinámicos y como dice el poema de A. Machado – Se hace camino al andar -, pongámonos pues en camino. La misión no es fácil pero los setenta y dos volvieron felices, ¿Podría ser yo el portador de paz? ¿Podría ser el que me sintiera feliz por llevar tu paz, tu Amor, la Buena Noticia del Reino de Dios?. Tú me invitas, ¿Acepto tu misión?. El evangelio de esta semana finaliza con el mensaje “estad alegres vuestros nombres están inscritos en el cielo” , ¡que mejor regalo que tener nuestro nombre inscrito en el corazón de Dios!


domingo, 30 de junio de 2019


QUIEN ERES PARA MI
Al llegar a la región de Cesarea de Filipo Jesús preguntó a sus discípulos:"¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?"Ellos contestaron:"Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas." Él les preguntó: "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?"Simón Pedro tomó la palabra y dijo:"Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo."…
ENTRA EN TU INTERIOR
¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? Y vosotros ¿Quién decís que soy yo? Estos interrogantes pueden ser el punto de partida para situarnos en el centro de la fe, de nuestra fe ¿Quién eres para mí?. Para interpelarnos y responder a la pregunta que nos hace, también hoy a nosotros, debemos interiorizar, entrar en nuestro corazón, en la experiencia personal y desde ahí es desde donde la respuesta nos surgirá, tal vez nos cuentes poner palabras a la vivencia personal de nuestra fe, pero debemos dejarnos llevar por su Amor, por nuestro amor.
Solemnidad de S. Pedro y S. Pablo, dos personas, dos historias distintas, dos conversiones antagónicas, dos apostolados que empiezan siendo diferentes, dos grandes columnas en que se apoya la fe de la Iglesia. Pensar en Pedro es pensar en el pescador, en el Apóstol del grupo de los doce, pero también es pensar en el discípulo que negará por tres veces a Jesús, pasa del miedo a la negación, a dar la vida por Él, a ser “piedra- base” de la Iglesia. En otro ángulo encontraremos a Pablo, Saulo de Tarso – el perseguidor-, y de seguro que nos vendrá a la memoria su conversión camino de Damasco, de perseguir a vivir la fe hasta la muerte.  Los dos, de forma diversa, creyeron y siguieron a Jesús con una fidelidad total.