sábado, 28 de noviembre de 2020


 


 1º DOMINGO ADVIENTO

Encendemos la primera vela.

Que esta luz, ilumine nuestro camino de Adviento.

VEN SEÑOR JESÚS

2020 AÑO B TIEMPO DE ADVIENTO I

El Adviento es tiempo de preparación para la Navidad. Recordamos que Dios se encarnó en Jesús de Nazaret y por eso se llamó Enmanuel: “Dios con nosotros”. Dios no tiene tiempos. Es presente eterno. Nosotros llamados a vivir esta realidad, aunque nos cueste vivirlo. No dejemos pasar la oportunidad para revisar nuestro estilo de vida.

El Adviento es como una puerta que se abre, un horizonte que se ensancha, una grieta en el techo, un puñado de luz. No para deslumbrarnos, sino para despertarnos. Empujar hacia arriba siempre.

Isaías lucha, en nuestro nombre, contra el retraso de Dios: vuelve por amor a tus siervos... que se abran los cielos y desciende. No es el ser humano el que tiene que subir al cielo, es el Señor el que desciende, él viene por todos los caminos, un peregrino sin hogar que lo busca dentro de mí. Isaías le pide a Dios que se vuelva hacia nosotros: regresar, desgarrar los cielos, descender: convertirse a sus criaturas.

El Adviento no solo pretende recordar la venida del Señor, sino también prepararnos para el encuentro final con Él. Al hablar del fin del mundo, acontecerá en nuestra propia muerte. Hay que esperar ese momento con paz y serenidad, porque precisamente entonces Dios se nos hará más presente que nunca. Dios nos acogerá con un amor como no hay otro, nos abrazará para no soltarnos nunca de sus manos.

"Las cosas más importantes no son para ser buscadas, son para ser esperadas" (S. Weil). A nosotros nos parece poco, porque queremos ser activos, hacer cosas, construir, determinar eventos. En cambio, Dios no se conquista, sino que se espera, se acoge. En el Evangelio de este domingo Jesús no se cansa de repetir el estribillo con dos actitudes: estar atentos y vigilantes.

- La atención tiene la misma raíz que la espera: es una actitud... Todos hemos conocido días opacos; momentos de vida distraída, hacer una cosa y tener la cabeza en otro sitio; conocer a una persona y no recordar el color de sus ojos; caminar por la tierra y pisotear los tesoros de su belleza. Distraídos. El amor es atención. La atención es ya una forma de oración, y es la gramática elemental la que salva mi vida interior.

- La segunda actitud: Vigilar. No permitas que nadie se duerma o te compre. Vigila los primeros pasos de la paz, de la luz del amanecer, o al final del túnel de esta pandemia. Vigila y vigila todos los brotes, todo lo que nace y brota trae una caricia y una palabra de Dios.

El camino que nosotros estamos llamados a recorrer en este tiempo de adviento y siempre es Hablar, saber, hacer:

Hablar palabras positivas, palabras de reconciliación, palabras que unan y no dividan.

Saber que todos somos hijos de Dios, que Dios ama a todos con todo su amor, y quiere para cada uno un presente y un futuro lleno de vida.

Y hacer, o sea cuidar unos de otros, cuidar la tierra que nos sustenta, cuidar de los más necesitados. 

 

viernes, 27 de noviembre de 2020

miércoles, 25 de noviembre de 2020


2020 MEDITACION EUCARISTICA. ESCUCHAR PARA VER

 

“En aquel tiempo, mientras Jesús salía de Jericó acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Bartimeo, un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar. ¡Hijo de David, ten compasión de mí! Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: ¡Hijo de David, ten compasión de mí! Jesús se paró y dijo: llamadle. Llaman al ciego diciéndole: ¡Ánimo, levántate! Te llama. Y él agarrando el manto, dio un brinco y vino donde Jesús. Jesús dirigiéndose a él, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? El ciego le dijo: Rabbuni, ¡que vea! Jesús le dijo: Vete tu fe te ha salvado. Y al instante recobró la vista y le seguía por el camino”. (Me 10, 46-52).

El pasaje subrayaba tres pasos fundamentales para el camino de la fe:

Escuchar:

Bartimeo está ciego y no hay quién lo escuche. Está abandonado. Clama al Maestro, pero la gente le dice que se calle y no moleste. Jesús, en cambio se para y lo escucha. Al contrario de lo que piensan sus discípulos, para Jesús, el grito del que pide ayuda no es algo molesto que dificulta el camino, sino una pregunta vital. ¡Qué importante es para nosotros escuchar la vida!

Escuchar con amor, con paciencia, como lo hace Dios con nosotros, aunque a veces seamos repetitivos. Dios nunca se cansa, siempre se alegra cuando lo buscamos.

Hacerse prójimos:

Jesús se encuentra con Bartimeo y le pregunta: ¿Qué quieres que haga por ti? No basta hablar, hay que hacer. Dios se implica en primera persona con un amor de predilección por cada uno de nosotros. Así la fe brota en la vida. Si la fe se queda solo en la doctrina, podrá llegar a la cabeza, pero nunca al corazón. La fe es vida: vivir el amor de Dios que ha cambiado nuestra existencia. La proximidad a los hermanos es la única puerta para transmitir el corazón de la fe.

En Jesús de Nazaret, Dios se hizo prójimo de cada uno de nosotros. Y cuando por amor a Él también nosotros le hacemos prójimos de los demás, nos convertimos en portadores de nueva vida, no en maestros, sino en testigos del amor que salva.

Testimoniar:

Como Bartimeo, son muchos los hombres que buscan la luz de la vida. Buscan un amor verdadero. Son pocos los que interesan de verdad por ellos. No podemos esperar a que llamen a nuestras puertas; tenemos ir donde están ellos. Jesús nos envía, como a aquellos discípulos, para animar y levantar en su nombre.

No se trata de adoctrinar, convencer ni ofrecer recetas fáciles. Se trata de acercarse al que está caído, ayudarlo a levantarse para que vuelva a ver. La fe que salvó a Bartimeo no estaba en la claridad de sus ideas sobre Dios, sino en buscarlo, en querer encontrarlo. La fe es una cuestión de encuentro, no de teoría. En el encuentro Jesús pasa, en el encuentro palpita el corazón de la Iglesia. Entonces lo que será eficaz es nuestro testimonio de vida, no nuestros sermones.

Recordemos que Jesús no hizo ningún gesto especial para devolver la vista a Bartimeo. Todo fue mucho más sencillo y más profundo. A aquel a quien nadie escuchaba, Jesús se paró a escuchar. Bartimeo escuchó a Jesús y vio. No hubo nada que hiciera que aquello pareciera un acto de magia. Hubo humanidad, hubo escucha.

Señor Jesús en un mundo que tantas veces camina oscuras, solo hay un camino para recobrar la vista: escuchar, escucharse mutuamente. Ayúdanos a ser escucha para los otros y para Dios.

Y esa es nuestra tarea: hacer que el oído y la voz amorosa de Dios llegue a todo hombre y mujer del mundo. Seamos personas de escucha sincera y desinteresada.

 

sábado, 21 de noviembre de 2020

2020 AÑO A 

JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

La fiesta de hoy no pretende echar las campanas al vuelo y ceremonias deslumbrantes. Hablan de lo bien que Cristo Rey se porta con nosotros y de la respuesta que espera de nuestra parte.

La primera lectura del profeta nos trae la imagen del pastor para hablar del rey. Simboliza la preocupación y el sacrificio por su pueblo, como la de un pastor por su rebaño:

1. Como Rey-pastor, buscará a sus ovejas, las cuidará, etc. Es interesante advertir la cantidad de acciones que subrayan su amor e interés: seguirá el rastro de sus ovejas, las librará, apacentará, las hará sestear, buscará, recogerá, vendará a las heridas, curará a las enfermas. Cristo Rey-pastor: lo caracteriza su cercanía y entrega plena a todos nosotros.

2. Como Rey-juez, juzgará a su rebaño, defendiendo a las ovejas y salvándolas de los machos cabríos (ya sabemos cómo llamamos en España a los que se portan mal con la gente).

El evangelio no se centra en el triunfo de Cristo, que da por supuesto, sino en la conducta que debemos tener para participar de su Reino.

- El Juicio Final lo lleva a cabo no Dios, sino el Hijo del Hombre, Jesús. Él es quien se sienta en el trono real y el que actúa como rey, premiando y castigando.

- Los criterios para premiar o condenar se orientan exclusivamente en la línea de preocupación por los más débiles: los que tienen hambre, sed, son extranjeros, están desnudos, enfermos o en la cárcel. Otras cosas a las que a veces damos tanta importancia (creencias, prácticas religiosas, vida de oración...) ni siquiera se mencionan.

- La novedad absoluta del planteamiento de Jesús es la identificación total con todos los necesitados. Algo tan sorprendente que extraña por igual a los condenados y a los salvados. Ninguno de ellos ha actuado o dejado de actuar pensando en Jesús.

El juicio universal es una escena poderosa y dramática, es la revelación de lo que queda cuando no queda nada: EL AMOR. Jesús establece un vínculo tan estrecho entre él y los hombres que se identifica con ellos: ¡tú me lo hiciste! Los pobres y necesitados son cuerpo y carne de Dios.

Es necesario enamorarse de este Dios que está enamorado y necesitado, mendigando pan y hogar, que no busca veneración para sí mismo, sino para sus seres queridos. Nos quiere a todos saciados, vestidos, curados, acompañados, liberados. Y mientras sufra uno solo, él también lo hará.

El sujeto del juicio no es el mal, sino el bien. La medida del hombre y de Dios es el bien, la luz. Se mide la bondad; no pesan toda mi vida, sino sólo la parte buena de ella. En el atardecer de la vida seremos juzgados sólo por el amor (San Juan de la Cruz). El Señor no me mirará a mí, sino a mi alrededor, a los que he cuidado.

“No hicieron daño a los pobres, no los humillaron, simplemente no hicieron nada. Corazones indiferentes, distantes, ausentes, que no saben llorar ni abrazar, vivos y ya muertos” (C. Péguy).

 

miércoles, 18 de noviembre de 2020



MEDITACIÓN EUCARISTICA: SUBLIME IMPROVISACIÓN

 El violinista Itzhak Perlman, subió al escenario para dar un concierto en la ciudad de Nueva York. Subir al escenario no es nada fácil para él. Padeció la enfermedad de polio cuando era niño, tiene botas ortopédicas en ambas piernas y camina con la ayuda de unas muletas. Verlo caminar sobre el escenario de un lado al otro, paso a paso, lenta y penosamente, es una escena impresionante. Él camina penosamente, pero de forma majestuosa hasta que alcanza su silla.

Después se sienta y lentamente pone las muletas sobre el suelo, abre los broches de las abrazaderas en sus piernas, recoge un pie y extiende el otro hacia adelante. Después se inclina y recoge el violín, lo pone bajo su barbilla, hace señas al Director y procede a tocar.

Hasta ahora, la audiencia ya estaba acostumbrada a este ritual. Permanecían respetuosamente en silencio hasta que él estuviera listo para tocar; pero esta vez, algo ocurrió. Justo cuando él terminaba de tocar sus primeras notas, una cuerda de su violín se rompió. Se pudo escuchar el ruido en toda la sala. Salió disparada como una bala. No había duda de lo que ese sonido significaba. No había duda de lo que él tendría que hacer.

Los que estaban ahí esa noche tal vez pensaron: "Ahora, él va a tener que ponerse de pie, abrocharse las abrazaderas, recoger las muletas, y salirse del escenario para encontrar otro violín u otra cuerda."

Pero no fue así. En su lugar, el esperó un momento, cerró sus ojos y después hizo señas al Director para empezar a tocar. La orquesta empezó y él tocó desde donde había parado. El tocó con tanta pasión, con tanto poder y con una claridad que nunca antes nadie lo había escuchado.

Todos saben que es imposible tocar una obra sinfónica con sólo tres cuerdas, pero esa noche Itzhak Perlman rehusó a saberlo. Uno podía observar como modulaba, cambiaba y recomponía esa pieza en su cabeza. Sonaba como si él estuviera redescubriendo la mejor combinación de sólo tres cuerdas, dando la impresión de que no faltaba ninguna.

Cuando él terminó, se hizo un silencio impresionante en el salón. Después, la gente se levantó y lo aclamó. Había una explosión de aplausos desde cada rincón del auditorio. Todos estaban de pie, gritando y aclamando, haciendo todo lo posible para mostrar cuánto apreciaban lo que él había conseguido.

Él sonrió, se secó el sudor de sus cejas, alzó su arco para callarnos, y después dijo, no presumidamente, pero en un tono tranquilo, pensativo, y reverente: "¿Saben ustedes que algunas veces la tarea del artista es la de averiguar cuanta música podemos producir con lo que nos queda?"

 

Señor Jesús, en esta tarde delante de la custodia queremos ofrecerte no solo aquello que somos sino aquello que nos queda. La frase que pronunció ese músico es una frase tan poderosa.  ¿Y quién sabe? Tal vez esa sea la definición de la vida, no sólo para los artistas sino para todos nosotros. Este hombre se ha preparado durante toda su vida para producir música con un violín de cuatro cuerdas. Sin embargo, se encuentra un buen día de repente, en medio de un concierto, con sólo tres cuerdas; y entonces produce música con tres cuerdas, y la música que él produjo esa noche era más bonita y más memorable que cualquier otra que él haya producido con cuatro cuerdas.

Quizá, tal vez, esa sea nuestra tarea en este mundo inestable, cambiante, y perplejo en el que vivimos y es la de producir música, primero con lo que tenemos, y después, cuando esto ya no sea posible, producir música con lo que nos queda.

Somos retazos y pedacitos de ese Dios amor que nos quiere y nos ama con locura y que dejó en nuestros corazones signos de su presencia, de su ser. Él quiere que sigamos tocando, que sigamos viviendo con lo que tenemos y cuando ya no tengamos nada pues que vivamos con lo que nos queda y siempre nos quedará su amor gratuito, personal, misericordioso y tierno.

 

lunes, 16 de noviembre de 2020


 

HAY DOS CLASES DE PERSONAS 

Los que pasan su vida soñando y los que dan vida a sus sueños. 

Los que sueñan con logros y los que logran sus sueños. 

Los que siguen las huellas y los que las dejaron 

Los que ven para poder creer y los que creen antes de ver. 

Los que te pisan al subir y los que suben a ayudar. 

Los que te dan confianza y los que te la quitan. 

Los que dan sin pedir a cambio y los que te piden el cambio. 

Los que escogen una de dos y los que toman las dos. 

Los que se asoman por la ventana y los que salen por ella. 

Los que nacen, se reproducen y mueren y los que nacen,

 producen y nunca mueren 

                                                                                   Marco Tulio 

domingo, 15 de noviembre de 2020


  2020 AÑO A TIEMPO ORDINARIO XXXIII

La parábola de hoy habla de nuestras posibilidades y su desarrollo. Según ella, Dios ha dado a cada ser humano diversidad de talentos “conforme a su capacidad”. Y nos lo ha dado para que los explotemos y multipliquemos. Somos seres inacabados, evolutivos, sociales, abiertos y en proceso de desarrollo hacia nuestra plenitud.

El Evangelio está lleno de una teología muy simple, la del crecimiento, la de los comienzos que deben florecer. Depende de nosotros hacer el trabajo paciente e inteligente de los que cuidan los bienes y los talentos.

El maestro, que es Dios, entrega algo, confía una tarea y abandona la escena. Nos entrega el mundo a nosotros, con pocas instrucciones y mucha libertad. Sólo una regla fundamental, la que se le dio a Adán: cultivar y guardar, amar y multiplicar la vida.

La parábola de los talentos es una exhortación apremiante a tener más miedo de permanecer inerte e inmóvil, como el tercer servidor, que de cometer errores. El miedo nos hace perdedores en la vida: ¡cuántas veces hemos renunciado a ganar sólo por miedo a terminar derrotados!

La pedagogía del Evangelio nos acompaña en cambio a dar tres pasos fundamentales para el crecimiento humano: no tener miedo, no tener miedo, liberarnos de miedo. Sobre todo, del miedo a Dios.

Si leemos con atención la parábola, descubrimos que Dios no es un recaudador de impuestos, un contador que quiere recuperar sus talentos con intereses.

Dice: “Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”. Lo que los siervos han logrado permanece con ellos, pero se multiplica. Los sirvientes van a devolver, y Dios devuelve: y este crecimiento, este aumento de la vida es exactamente la buena noticia. Esta espiral de amor que se expande es la energía secreta de todo lo que vive, y que tiene su fuente en el buen corazón de Dios. Todo es un añadir de vida.

No hay tiranía, no hay capitalismo de la cantidad, no hay un número fijo al que llegar: porque el que entrega diez talentos no es mejor que el que trae cuatro. Hay que caminar con fidelidad a ti mismo, a lo que has recibido, a lo que sabes hacer, allí donde la vida te ha puesto, fiel a tu verdad, sin máscaras ni miedos. La balanza de Dios no es cuantitativa, sino cualitativa.

Detrás de la imagen de los talentos no sólo están los dones de la inteligencia, del corazón, del carácter, de mis habilidades. Está la Madre Tierra y todas las criaturas puestas en nuestro camino, son regalos del cielo para mí. Cada uno es un talento de Dios para los demás.

Poema de la Madre Teresa de Calcuta

Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño.

Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida.

Sin embargo...en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño,

perdurará siempre la huella del camino enseñado.

miércoles, 11 de noviembre de 2020


 



 MEDITACIÓN EUCARISTICA: ESCONDER LA FELICIDAD

En el principio de los tiempos, se reunieron varios demonios para hacer una maldad. Uno de ellos dijo: "Debemos quitarles algo a los hombres, pero, ¿qué les quitamos?".

Después de mucho pensar uno dijo: "¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar". Propuso el primero: "Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo", a lo que inmediatamente repuso otro: "No, recuerda que tienen fuerza. Alguna vez, alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán dónde está".

Luego propuso otro: "Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar", y otro contestó: "No, recuerda que tienen curiosidad. Alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrará".

Uno más dijo: "Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra". Y le dijeron: "No, recuerda que tienen inteligencia y un día, alguien construirá una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la descubrirá, y entonces todos tendrán felicidad".

El último de ellos era un demonio que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás. Analizó cada una de ellas y entonces dijo: "Creo saber donde ponerla para que realmente nunca la encuentren".

Todos se giraron asombrados y preguntaron al mismo tiempo: "¿Dónde?". El demonio respondió: "La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán".

Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la lleva consigo.

En esta tarde Señor sacramentado, queremos meditar sobre la felicidad, no cualquiera sino aquella que tú quieres, aquella que desde la creación Dios colocó en nuestros corazones. Podemos concluir que la felicidad es una actitud que podemos asumir conscientemente, una decisión que tomamos como personas. La felicidad es una cualidad del hecho de estar en armonía con uno mismo, con los demás y con Dios; un sentimiento que en vez de buscar debemos saber vivir y disfrutar. La felicidad es un estado emocional y, como tal, viene de dentro. Esto no lo debemos dudar nunca. Hay muchas circunstancias en la vida, pero uno puede ser feliz sencillamente estando con uno mismo, sin tener necesidad de nada más.

Hay muchas cosas que consiguen acercarnos a la felicidad. Hay muchas de ellas que provienen del exterior: la vida con la pareja, tener una gran familia con quien compartir buenos momentos, sacar buenas notas en la universidad, trabajar en lo que me gusta, tener buenas y bonitas amistades, etc… y seguro que muchas más.

Ya sea a nivel personal, familiar o de trabajo, cuando uno piensa y hace lo que siente puede llegar a ser feliz.

Aprendamos de Jesús, Él siempre prefiere la salud, la integración, el bienestar, la liberación de otras personas que implica la recuperación de una dignidad injustamente arrebatada. Jesús parece ser feliz cuando puede hacer felices a otros. En esta actividad desarrolla sus potencialidades y va realizando sus objetivos existenciales y religiosos.

La generosidad beneficia a la misma persona generosa. El amor y la fe redundan en quien ama y cree. El desbordamiento sin cálculos deja desbordado al propio actor.

Cuando aquella mujer derrama el perfume de nardo en los pies de Jesús y su aroma impregnó toda la casa, hizo con su gesto generoso y gratuito que Jesús disfrutara del momento y sus pies impregnados del perfume y los cabellos de la mujer, anticipan la felicidad plena de la Pascua. El relato presenta una nueva modalidad de acceder a la felicidad. Si yo te hago feliz, yo soy feliz.

Enséñanos Señor a hacer felices a los demás y ahí en el servicio descubriremos el secreto de la felicidad y de la vida.

Este se descubre poco a poco, avanzando y recorriendo el camino de la felicidad. Iremos avanzando hacía el sitio dónde queremos, algo que seguro que nos va a hacer felices… tanto si llegamos a buen puerto como si no, al menos habremos disfrutado del proceso.

sábado, 7 de noviembre de 2020

2020 AÑO A

 TIEMPO ORDINARIO XXXII

 

Las lecturas de hoy nos invitan a estar vigilantes, con las lámparas encendidas ante la inminente llegada del Señor. Él está con nosotros, pero la hora de su llegada no la sabemos. Se nos invita a no bajar la vigilancia, pues podemos perder de vista a este Dios que se manifiesta en los distintos acontecimientos de nuestra vida.

La historia de esta parábola es hermosa, afirma que el Reino de Dios es similar a diez muchachas que desafían la noche, armadas sólo con una pequeña luz. Casi nada. Para conocer a alguien.

El Reino de los Cielos se parece a diez lucecitas en la noche, a las personas valientes que salen a las calles y se atreven a desafiar la oscuridad; pero tienen la expectativa en sus corazones, porque están esperando a alguien, un poco de amor de la vida, el esplendor de un abrazo al final de la noche. Todas se durmieron, las necias y las prudentes. Porque el cansancio de vivir, el cansancio de atravesar la noche, nos lleva a todos a momentos de abandono, de somnolencia, tal vez a renunciar.

La parábola nos reconforta y nos dice que una voz siempre nos despertará, Dios es un despertador de vidas. No importa si te duermes, si estás cansado, si la espera es larga y la fe parece marchitarse. Una voz vendrá en lo más alto de la noche, justo cuando sientas que ya no puedes continuar más.

El punto importante es el aceite de las lámparas que termina. Al final la parábola nos pone en la disyuntiva: una vida aburrida o una vida ardiente, por eso necesitamos una reserva de aceite. Las «sensatas» llevan consigo aceite para mantener encendidas sus lámparas; las «necias» no piensan en nada de esto. El esposo tarda, pero llega a medianoche. Las «sensatas» salen con sus lámparas a iluminar el camino, acompañan al esposo y «entran con él» en la fiesta. Las «necias», por su parte, no saben cómo resolver su problema: «se les apagan las lámparas». Así no pueden acompañar al esposo. Cuando llegan es tarde. La puerta está cerrada.

Quizá el aceite será la inquietud o el coraje que me lleva a conocer a los demás, el deseo de cruzar distancias, de romper la soledad, de inventar comuniones. Y creer en la fiesta, en el banquete que me da la vida, Dios nos invita a unirnos a él, y esperar al final de cada noche pera un abrazo.

El mensaje es claro y urgente. Es una insensatez seguir escuchando el Evangelio, sin hacer un esfuerzo mayor para convertirlo en vida: es construir un cristianismo sobre arena. Y es una necedad confesar a Jesucristo con una vida apagada, vacía de su espíritu y su verdad: es esperar a Jesús con las «lámparas apagadas». Jesús puede tardar, pero no podemos retrasar más nuestra conversión.

Sin la sabiduría, que es la esencia de lo bueno, de la felicidad, de lo ético y estético, la vida perdería su hermosura. Por ello, ser sabio, en la Biblia, no es estudiar una carrera para aprender muchas cosas; no es cuestión de cantidad, sino de calidad; es descubrir constantemente la dimensión más profunda de nosotros mismo y de Dios.

miércoles, 4 de noviembre de 2020


ADORACIÓN EUCARISTICA

 

LLAMA DE AMOR VIVA

Una llama para los que buscan en la noche

 

¿Por qué tenemos miedo, si nada es imposible para Ti?

Hombre es amor, y Dios habita dentro de ese pecho y profundo, en él se acalla” (Dámaso Alonso).

En esta tarde ante el santísimo sacramento le pedimos al Señor que cierre nuestros oídos a toda falsedad y nuestros labios, a palabras mentirosas. Que Él abra nuestro corazón a todo lo que es bueno, que nuestro espíritu se llene de bendiciones y las derrame a nuestro paso.

Nos hacemos preguntas y buscamos sentido a la vida; no nos asusta porque solo quien hace preguntas acoge con alegría las respuestas. Muchas veces nadamos contracorriente, como peces que buscan aguas frescas. 

Muchas personas buscan tener experiencia de Dios. Por eso es necesario que les ayudemos a encontrarse con Dios. Muchos han perdido el rastro de Dios y esperan que alguien, con la palabra viva de la vida, pueda decirles: “Dios existe, yo lo he encontrado”. Muchos, que solo conocen lo útil y lo rentable, tienen hambre de encontrarse con la gratuidad. Muchos desconocen que su interioridad puede ser lugar para la escucha de este Dios que habla en el silencio interior de cada uno.

“El hombre europeo, lejos de su origen, con las entrañas cerradas, opacas y confusas, se ha hecho un desalmado. Oscuridad del corazón que le desorienta y le hace andar perdido” (María Zambrano).

Como una hoguera encendida en medio del campo que invita a los peregrinos a que se acerquen y calienten su cuerpo aterido por el frío, así ofrece Jesús su experiencia de Dios, para dar calor y luz a quien lo busque. Toda experiencia de Dios aspira a ser comunicada. “Lo que gratis habéis recibido dadlo gratis” (Mt 10,8). “Se educa mucho con lo que se dice, más con lo que se hace, mucho más con lo que se es” (San Ignacio de Antioquia).

Queremos que ese fuego que Jesús prendió en nuestro interior se convierta en amor real, concreto, palpable. Nuestra llama es fruto de una llama verdadera y autentica, la de Jesús. En esta tarde queremos mantenerla siempre viva y encendida en Él que es el Amor verdadero y único. Quien posee esta llama en su corazón, habla desde dentro, desde la experiencia de este amor. No habla de oídas. La persona está transformada en fuego de amor.

Solo es necesario una cierta comunión previa que le permita admirarse, creer, perder miedo a Dios y confiar. No es una tarea que reclame una acción inmediata, que señale prácticas concretas y conductas deseables o recomendables. Al contrario, todo se realiza de una manera paulatina y contagiosa. No existe sensación alguna de proceso ni de cambio, no hay vértigo. Todo se identifica con una exclamación admirativa de paz y sosiego. La actitud de sorpresa se mantiene. Rompe las lógicas, a las que somos tan dados muchos al hablar e intentar vivir el camino cristiano. Es como el agua del rio que va bajando majestuosamente hasta su lugar de destino, el mar.

Hay una experiencia vital y central de Dios que proviene de la enfermedad grave, donde el enfermo y los que le rodean tienen que respirar muy hondo para poder superar esta etapa. “Dios, en verdad, es el único que sabe de la vida en plenitud. Una comparación: el sol lo único que produce es luz; si hay sombra, no viene del sol, sino de algo que se interpone. Así con Dios: lo único que produce es vida; todo lo que frena o debilita la vida viene de otro lado, de nuestra propia debilidad, de nuestro propio pecado, de nuestra propia limitación. Y Dios lo que hace es confirmar nuestra debilidad para siempre con su fuerza resucitadora. La enfermedad me ha hecho más humano” (Eso escribió Carlos Bravo, tras una operación de un tumor cerebral).

 

sábado, 31 de octubre de 2020

2020 AÑO A TIEMPO ORDINARIO XXXI

FESTIVIDAD DE TODOS LOS SANTOS

 

La fiesta de todos los santos, el 1 de noviembre, nos invita al optimismo. Todos santos. Todo lo que nos rodea está lleno de bondad si tenemos los ojos del alma abiertos para percibirlo. Acostumbrados a poner el foco en lo negativo, es muy necesaria esta fiesta para descubrir ese soplo divino en todos los seres.

SANTIDAD es aprender a ser Hijos felices de Dios, acogiendo su Obra en nosotros

Sed santos (buenos), como vuestro Padre, que hacer salir el sol sobre buenos y malos. No es tanto lo que yo hago o tengo que hacer, sino lo que El hace, y de lo que yo me puedo hacer consciente.

Por Amor, Dios crea un ser con capacidad de ser bueno y feliz con El. El amor de Dios comienza a manifestarse en la creación. El Dios que es Amor, Comunión, y Entrega, encuentra su reflejo e imagen, en la apertura y receptividad, capacidad del ser humano.

Hemos leído las bienaventuranzas y la mente corre inmediatamente a sinónimos como: feliz, contento, afortunado. Pero el término no puede comprimirse sólo en el mundo de las emociones. En cambio, indica un estado de vida, consolida la certeza más humana que tenemos y que todos estamos compuestos en la unidad: la aspiración a la alegría, al amor, a la vida.

Benditos y dichosos es como decir: levantaos, caminad, adelante. Dios camina con vosotros; arriba, sobre vuestra espalda recta, no os rindáis, vosotros los no violentos, sois el futuro de la tierra; ánimo, levantaos y tirad el manto de luto, vosotros los que lloráis; no dejéis caer los brazos, vosotros los que producimos amor. Es nostalgia desmesurada de un mundo de paz y sinceridad, de justicia y de corazones puros, una forma diferente de estar vivo.

Las bienaventuranzas no son un precepto más o un mandamiento nuevo, sino la buena noticia de que Dios da alegría a los que producen amor, que, si uno se hace cargo de la felicidad de alguien, el Padre se hará cargo de su felicidad.

Jesús anuncia un Dios que no es imparcial, sus manos están enredadas en la espesura de la vida, tiene una debilidad por los débiles, parte de los últimos de la fila, de las mazmorras de la historia, ha escogido las sobras del mundo para crear con ellas una historia que no avanza para las victorias de los más fuertes, sino para sembrar la justicia y cosechar la paz.

“La bondad es el único Evangelio que muchos leerán”. (Helder Cámara)

“Mi única misión en la vida era ser bueno”. (C. Foucauld)

miércoles, 28 de octubre de 2020



2020 ¡TÚ ERES LA LUZ!

 (EL FÓSFORO Y LA VELA)

Queridos hermanos llegamos al momento tan esperado de la semana. Pasar un cierto tiempo con Jesús sacramentado. Él nos apoya siempre y estará a nuestro lado pase lo que pase. La luz que él nos ofrece es una luz no para quedarse en nosotros, sino que de nosotros salte a los demás, que se vaya propagando a través nuestro, a todos los que nos rodean y que como un virus contagie a todos y los impregne de la luz de Dios, una luz serena, brillante, tranquila y suave. Pero para ser luz exige que nos mantengamos encendidos, alerta, siempre vigilantes y asumir con toda las fuerzas y energías disponibles sus criterios y valores que nos hacen brillar con potencia.

 

Cierto día, el fósforo le dijo a la vela:

_ Hoy te encenderé.

_ ¡Oh no!, dijo la vela. ¿Tú no te das cuenta que, si me enciendes, mis días estarán contados?; no me hagas una maldad de ésas.

_Entonces tú quieres permanecer así toda tu vida? ¿Dura, fría y sin haber brillado nunca?, preguntó el fósforo.

_¿Pero tienes que quemarme? Eso duele y además consume todas mis fuerzas. Murmuró la vela.

Entonces, respondió el fósforo:

_ Tienes toda la razón! pero ésa es nuestra misión. Tú y yo fuimos hechos para ser luz y lo que yo, como fósforo puedo hacer, es muy poco, mi llama es pequeña y corta; pero si te paso mi llama, cumpliré con el sentido de mi vida. Yo fui hecho justamente para eso. Para comenzar el fuego. Ahora, tú eres una vela y tu misión es brillar. Todo tu dolor y energía se transformarán en luz y calor por un buen tiempo.

Oyendo eso, la vela miró al fósforo que ya estaba en el final de su llama y le dijo:

_ ¡Por favor, enciéndeme!

Y produjo una linda llama.

 

Así como la vela, a veces es necesario pasar por experiencias duras, experimentar el dolor y sufrimiento, para que lo mejor que tenemos sea compartido y podamos ser luz.

Entonces, si tuvieras que pasar por la experiencia de la vela, recuerda que compartir el amor y las experiencias es el combustible que nos mantiene vivos.

Todos nosotros somos la luz del mundo… Hagamos brillar nuestra luz delante de todos, para que puedan ver las buenas obras y alaben a Dios, nuestro Creador y Padre.

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de la cama, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” (Mateo 5: 14-16)

Así como la vela, a veces, es necesario pasar por experiencias duras, experimentar el dolor y sufrimiento para que lo mejor que tenemos surja, sea compartido y podamos ser LUZ.

Recuerda que "mar calmado no hace buenos marineros", los mejores se manifiestan en las aguas agitadas.

Si tuvieras que pasar por la experiencia de la vela, recuerda que aceptar las adversidades, servir y compartir el amor es el combustible que nos mantiene siendo luz para los demás.

Nunca Olvides que siempre debemos ser luz en toda circunstancia, especialmente cuando se forman tinieblas a tu alrededor.

Una luz que guíe, no que opaque, reproche o ciegue. Seamos hijos de la Luz. Seamos luz para nuestros seres queridos.

¡Eres la luz del mundo y tu misión es irradiar esa luz! Nunca olvides que siempre debemos ser luz. ¡Brilla para dar brillo!

Queridos hermanos llegamos al momento tan esperado de la semana. Pasar un cierto tiempo con Jesús sacramentado. Él nos apoya siempre y estará a nuestro lado pase lo que pase. La luz que él nos ofrece es una luz no para quedarse en nosotros, sino que de nosotros salte a los demás, que se vaya propagando a través nuestro, a todos los que nos rodean y que como un virus contagie a todos y los impregne de la luz de Dios, una luz serena, brillante, tranquila y suave. Pero para ser luz exige que nos mantengamos encendidos, alerta, siempre vigilantes y asumir con toda las fuerzas y energías disponibles sus criterios y valores que nos hacen brillar con potencia.

 

Cierto día, el fósforo le dijo a la vela:

_ Hoy te encenderé.

_ ¡Oh no!, dijo la vela. ¿Tú no te das cuenta que, si me enciendes, mis días estarán contados?; no me hagas una maldad de ésas.

_Entonces tú quieres permanecer así toda tu vida? ¿Dura, fría y sin haber brillado nunca?, preguntó el fósforo.

_¿Pero tienes que quemarme? Eso duele y además consume todas mis fuerzas. Murmuró la vela.

Entonces, respondió el fósforo:

_ Tienes toda la razón! pero ésa es nuestra misión. Tú y yo fuimos hechos para ser luz y lo que yo, como fósforo puedo hacer, es muy poco, mi llama es pequeña y corta; pero si te paso mi llama, cumpliré con el sentido de mi vida. Yo fui hecho justamente para eso. Para comenzar el fuego. Ahora, tú eres una vela y tu misión es brillar. Todo tu dolor y energía se transformarán en luz y calor por un buen tiempo.

Oyendo eso, la vela miró al fósforo que ya estaba en el final de su llama y le dijo:

_ ¡Por favor, enciéndeme!

Y produjo una linda llama.

 

Así como la vela, a veces es necesario pasar por experiencias duras, experimentar el dolor y sufrimiento, para que lo mejor que tenemos sea compartido y podamos ser luz.

Entonces, si tuvieras que pasar por la experiencia de la vela, recuerda que compartir el amor y las experiencias es el combustible que nos mantiene vivos.

Todos nosotros somos la luz del mundo… Hagamos brillar nuestra luz delante de todos, para que puedan ver las buenas obras y alaben a Dios, nuestro Creador y Padre.

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de la cama, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” (Mateo 5: 14-16)

Así como la vela, a veces, es necesario pasar por experiencias duras, experimentar el dolor y sufrimiento para que lo mejor que tenemos surja, sea compartido y podamos ser LUZ.

Recuerda que "mar calmado no hace buenos marineros", los mejores se manifiestan en las aguas agitadas.

Si tuvieras que pasar por la experiencia de la vela, recuerda que aceptar las adversidades, servir y compartir el amor es el combustible que nos mantiene siendo luz para los demás.

Nunca Olvides que siempre debemos ser luz en toda circunstancia, especialmente cuando se forman tinieblas a tu alrededor.

Una luz que guíe, no que opaque, reproche o ciegue. Seamos hijos de la Luz. Seamos luz para nuestros seres queridos.

¡Eres la luz del mundo y tu misión es irradiar esa luz! Nunca olvides que siempre debemos ser luz. ¡Brilla para dar brillo!

domingo, 25 de octubre de 2020

































































































 Hoy en nuestra Parroquia se han confirmado 7 jóvenes y 5 adultos. La celebración ha estado presidida por el Vicario Episcopal D. Francisco Revert, acompañado por todos los sacerdotes frailes Siervos de María, familiares y la comunidad parroquial. En nombre de todos nuestra felicitación y enhorabuena