domingo, 1 de diciembre de 2019


Dijo Jesús: Cuando venga el Hijo del hombre pasará como en tiempos de Noé… por tanto estad en vela, porque no sabéis que día vendrá vuestro Señor…Estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.
ENTRA EN TU INTERIOR
“Estad en vela” – “ser conscientes del momento que estamos viviendo”… Este domingo iniciamos un nuevo año litúrgico – Ciclo A- y lo andaremos llevados de la mano del evangelista Mateo. Iniciamos el año litúrgico celebrando el Primer Domingo del tiempo de ADVIENTO. El tiempo de Adviento, Tiempo de Espera – de venida. Y lo iniciamos con una llamada a “estar preparados, despiertos, a estar en vela…de tomar conciencia, de no estar adormilados”. ¿Qué debemos esperar? ¿Cómo debe ser esa espera? El “Hijo del hombre viene”, está viniendo, pero no del futuro, sino de lo profundo de nuestro interior, de nuestra identidad. Jesús nos invita a despertar nuestra conciencia, a mantenernos siempre activos y dispuestos. Su venida es cierta, pero incierto el día. Los evangelios de estas últimas semanas y  el evangelio de este primer domingo de Adviento nos hablan del fin del mundo, nos hacen referencia no a la primera venida del Señor, sino de la definitiva. Velad, estad despiertos, con esperanza contemplativa y esperanza activa, bien despiertos a la espera del encuentro definitivo con Él.