domingo, 23 de febrero de 2020




VIVIR LA EXPERIENCIA DEL AMOR AL ESTILO DEL PADRE
Dijo Jesús a sus discípulos: Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente. Pero yo os digo: no hagáis frente al que os agravia…amad a vuestros enemigos y rezad por lo que os persiguen…Si amáis a los que aman ¿Qué hacéis de extraordinario?…Sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto
ENTRA EN TU INTERIOR
El relato del evangelio de Mateo de este domingo, no nos deja indiferentes, es más podemos llegar a pensar ¿habré oído bien? Amar a mis enemigos. ¿Será una utopía? En un mundo marcado por violencias, rencores, enfrentamientos…Jesús nos habla que tenemos que romper la inercia que domina nuestra sociedad como lógica. Se nos invita a superar la ley de pagar con la “misma moneda” y reconducir a través del amor al estilo del Padre, que “hace billar el sol para buenos y  malos”. “Amad a vuestro enemigos y rezad por los que os persiguen” he ahí lo extraordinario, el amor a los enemigos como extensión del amor al prójimo. Lo que Jesús nos dice de palabra es también la norma de su vida ¿Acaso no perdonó en la cruz a los que le causaban la muerte? Él lo vivió, lo puso a la práctica, no nos pide imposibles ¿Acaso no pidió al Padre el perdón para ellos?
Sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto. La perfección del Amor dado, la experiencia de vivir el amor al estilo del Padre. ¿Posible o imposible de realizar en nuestras vidas? Sin duda, con la ayuda de Dios nos será posible.