martes, 7 de abril de 2020


MARTES SANTO

Hoy teníamos la celebración penitencial para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua de Resurrección, el triunfo de la vida sobre la muerte, el triunfo del amor sobre el odio, el triunfo de la gracia sobre el pecado. Pero por este confinamiento no podremos reunirnos, entonces ¿cómo poder prepararnos espiritualmente para este acontecimiento? El papa Francisco nos lo dijo en 20 de marzo en la casa de Santa Marta
“Yo sé que muchos de vosotros por Pascua acudís a hacer la confesión para reencontraros con Dios, pero muchos me dirán: ‘Padre, ¿dónde puedo encontrar un sacerdote, un confesor?, porque no se puede salir de casa y yo quiero hacer las paces con el Señor. Yo quiero que Él me abrace... ¿Cómo puedo hacer si no encuentro sacerdote?”.
El Papa señaló: “Si no encuentras un sacerdote para confesarte, habla con Dios, Él es tu Padre. Dile la verdad: … Y pídele perdón, con todo el corazón, con el acto de dolor”. No obstante, esa confesión espiritual, para que sea efectiva, debe tener una promesa: confesarse con un sacerdote en cuanto sea posible”
Así pues, volvemos juntos al Padre, todos iguales y todos en la misma condición de aislamiento. Sintámonos comunidad, pidamos los unos por los otros, su gracia y su Espíritu que es fuerza y energía llegará a nosotros a nuestros hogares. Recordemos la parábola del hijo prodigo: Aquel hijo que se había ido con todo el dinero y lo había malgastado. Pero si el padre lo ve a lo lejos es porque lo esperaba. Salía a la terraza muchas veces al día durante, meses, meses, años, quizás, esperando al hijo. Y lo vio a lo lejos. Vuelve donde está tu padre. Él te espera. Es la ternura de Dios que te habla, especialmente en la cuaresma. Es tiempo de entrar en nosotros mismos, y recordar al padre y regresar al hogar. Regresar a Dios es regresar al abrazo del Padre. “Dios es capaz de transformarnos, es capaz de cambiar el corazón, pero es necesario dar el primer paso. Volver. No es ir donde Dios, es volver a casa”.

lunes, 6 de abril de 2020









LUNES SANTO: CENA JUDÍA
Hoy celebraríamos en nuestra parroquia la cena judía, para todos los grupos de formación y bíblicos. En el A. T. tenemos los antecedentes más remotos de la pascua judía que tantas veces celebró el mismo Jesús, mientras que en el Nuevo Testamento está el testimonio de la “nueva” pascua instaurada por el Señor.
La “última cena” celebrada por Jesús junto a sus discípulos están presentes el pan ázimo, la copa de vino y bendiciones. El significado dado por Jesús a esta cena es el anuncio de su propia muerte, ya no se conmemorará la salida de Egipto, sino la muerte del Señor como sacrificio pascual.  La idea del sacrificio pascual la desarrollará más el evangelio de Juan que hace coincidir la muerte de Jesús con el sacrificio de los corderos pascuales en el Templo de Jerusalén. Jesús muere al mismo tiempo en que las familias judías acudían al templo a sacrificar a los corderos para celebrar la pascua.
Pensemos que esta pascua que nos regala el Señor es un momento muy especial e importante para la Iglesia y el mundo de hoy. Oportunidad para reflexionar sobre la importancia de las actitudes vitales para hoy en este periodo de aislamiento y para después y, poner el acento en los aspectos centrales del ser humano. La entrega de Jesús por amor, la eucaristía como fuente de unión con él y la alegría de la resurrección como acontecimiento del presente y no del pasado nos ayuda a ello. Ya nada será como antes, no sólo en nuestra vida sino en nuestra historia de la humanidad.
Feliz Lunes Santo. Ánimo

sábado, 4 de abril de 2020


Misas en el Vaticano
Domingo de Ramos a las 11h
Jueves Santo a las 18h
Viernes santo a las 18h y viacrucis a las 21
Vigilia pascual a las 21h
Domingo de Resurrección y bendición "urbi et orbe" a las 11h
Nuestra Parroquia celebrará con el siguiente horario las celebraciones de Semana Santa, Unámonos a ellas con el corazón.
+ Domingo de Ramos: bendición de los Ramos y Relato de la Pasión a las 12:30h.
+ Martes Santo: Nos pondremos ante de Dios y pedimos perdón a las 20:05h
+ Miércoles Santo: Viacrucis a las 22h, en vez del Castillo en tu interior.
+ Jueves Santo: Cena del Señor y día de la fraternidad y del servicio. Adoración profunda a Jesús sacramentado en nuestros corazones a las 17h
+ Viernes Santo: Pasión del Señor, agonía, calvario, cruz, muerte a las 17h
+ Sábado Santo: Acompañemos a María en su soledad a las 9h y Vigilia Pascual, alegría en la noche de Pascua. El Señor ha Resucitado. Aleluya, a las 19:30h
+ Pascua Misa de resurrección a las 10h

ACCIÓN DE GRACIAS - DOMINGO DE RAMOS
ERES TÚ, SEÑOR, QUE ENTRAS
A lomos de un asnillo, humildemente
y sin más pretensión que cumplir la voluntad de Aquel que te sostiene.
Para celebrar tu pasión, muerte y resurrección y, sufrir, llorar y morir 
para que no lo hagamos por siempre nosotros
ERES TÚ, SEÑOR, QUE ENTRAS
Rodeado de música y de salmos con palmas en las manos, vítores y aclamaciones
Porque, tus horas tristes, aunque sean grandes hoy son anunciadas y publicadas de esta manera:
Siervo, entre los siervos
Pobre, entre los más pobres
Obediente, has la muerte
Dócil, en el camino hacia el madero
Fuerte, ante la debilidad de los que te rodean
ERES TÚ, SEÑOR, QUE ENTRAS
Sales al escenario de la Jerusalén
La ciudad que hoy te aclama y, la urbe, que mañana te dará la espalda
La ciudad que hoy te bendice y, el bullicio que mañana gritará: ¡crucifícale!
Avanzas por esa ciudad, Jerusalén, que son las calles por las que nosotros caminamos:
encrucijadas de falsedades y de engaños
de verdades a medias que son grandes mentiras
de amistades y de traiciones
de fidelidades y de deserciones
de amigos que compran y se venden
ERES TÚ, SEÑOR, QUE ENTRAS
Porque sabes que, para ganar, hay que saber perder
Porque con tu entrada triunfal en Jerusalén nos invitas a dejarnos enterrar
para que en un amanecer despertemos a la eternidad
Porque, al ascender por nuestras calles nos muestras que, en la cruz que te espera,
se encuentra multitud de respuestas ante tantos interrogantes del hombre.


¡Feliz Semana Santa, hermanos! ¡Felices horas de pasión, muerte y resurrección!
Hoy en día lo necesitamos más que nunca