domingo, 14 de enero de 2018


JUEVES 18 de Enero a las 20'30h. Charla sobre la fe en Jesús de Nazaret como Hijo de Dios. A cargo del Profesor D. Ricardo Lázaro
OS ESPERAMOS
DOMINGO 21 Bendición de los animales con motivo de la festividad de S. Antonio Abad.
En la calle Marqués de Campo delante de la travesía de la Parroquia de S.Antonio

sábado, 13 de enero de 2018

Jn 1,35-42 ¿QUE BUSCAMOS?
Fijándose Juan en Jesús le dice a dos de sus discípulos “Este es el Cordero de Dios” Y ellos le siguieron. Jesús les pregunta:¿Qué buscáis? Y ellos le contestaron ¿Dónde vives?...Venid y lo veréis…Y se quedaron con Él… eran las cuatro de la tarde
ENTRA EN TU INTERIOR

Tres momentos: Juan al VER A JESUS “Este es el Cordero de Dios”. Se nos identifica y nosotros nos ponemos en CAMINO DE SEGUIRLE, pero Jesús pregunta ¿Qué buscáis? Y por último PERMANECER con Él. En un principio se ponen en camino en silencio, aún no han tenido un contacto con Él. Pero Jesús les pregunta y nos pregunta también hoy ¿Qué buscáis?, nos interroga, y por alusiones hoy nosotros ¿qué le contestamos? ¿Qué le diríamos? ¿Para qué le necesitamos?. Algunos pueden que le seguiríamos por inercia, otros para sacar provecho para nuestra vida ( tal vez encuentre la sanación, tal vez encuentre trabajo, o me solucione problemas), otros porque le hemos visto pasar por delante de nuestros ojos y nos ha enamorado su forma de vivir, de ser, le identificamos como un maestro y le seguimos como discípulos, etc… ¿Experimentamos la curiosidad y la valentía para explorar el camino del conocimiento? Seguir a Jesús es caminar con Él, y haber tenido la experiencia del encuentro.  Juan en el evangelio nos indica que el encuentro se da a las cuatro de la tarde. En realidad las experiencias “fuertes” de nuestra vidas quedan grabadas en nuestro corazón acotadas en el tiempo en que ha transcurrido, tanto en horas, o fechas o años. ¿Quedó mi experiencia con el Señor marcada en el tiempo de mi corazón?. Y por último el tercer momento: la permanencia a su lado. ¿Dónde vives? Por qué en adelante  ya no quiero vivir si no es contigo.

domingo, 7 de enero de 2018

BAUTISMO DEL SEÑOR

Mc1,7-11 TÚ ERES MI HIJO AMADO, MI PREDILECTO
Llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán. Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma. 
Se oyó una voz del cielo: "Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto."..
ENTRA EN TU INTERIOR
Según la tradición se dice que Jesús fue bautizado en el mismo lugar por el que el pueblo de Dios atravesó el rio para entrar en la tierra prometida, aquel pueblo cambió su vida radicalmente, en Jesús ese cambio se manifiesta al pasar de la vida familiar a la vida de misión, del silencio a la vida de anunciar la Buena Nueva. Hoy el evangelio nos hace rememorar y evocar nuestro bautismo y el sentido del mismo. Según el catecismo por el sacramento del bautismo somos hechos hijos de Dios y miembros de la Iglesia.

Imagen Trinitaria: La voz de Abba, el Padre, Jesús su Hijo Amado y el Espíritu, la fuerza que quedará con Él en su misión, tres personas trinitarias que están presentes también en nuestro rito bautismal (Yo te bautizó en el Nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo). Hoy sería un buen momento para recordar nuestro amor filial al Padre, y el Amor que Él nos manifiesta como hijos suyos, pero también sería un buen momento para interpelarnos sobre nuestra misión.

sábado, 6 de enero de 2018

EPIFANIA

LA EPIFANÍA - SIGUIENDO TU LUZ Mt2,1-12
Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempo del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo…
ENTRA EN TU INTERIOR

Nosotros también nos debemos sentir invitados a formar parte de este relato, podemos andar el camino siguiendo su Luz y ser a la vez estrella que guie a los que están en la oscuridad.  Como los magos debemos dejarnos guiar por su resplandor, la estrella que guía, pero también en algunas ocasiones desaparece les/nos deja en la incertidumbre, otras brilla de nuevo con un gran resplandor llenándolos de inmensa alegría hasta encontrar al Niño y caer de rodillas para adorarle. Este Niño puede contar con ellos, le reconocen como su Rey y Señor y le ofrecen sus tesoros, pero ¿y nosotros? ¿Ante quién o qué nos arrodillamos? Haz que te busquemos y te encontremos, que guiados por las estrellas que Tú nos pones en nuestro camino te encontremos. En nuestras vidas siempre hay una estrella que nos guía hacia Belén, hacia Ti. Todo puede convertirse en estrella, en epifanía, las pruebas de nuestro camino, las aventuras y desventuras, la bondad, la humildad, el amor hacia el prójimo…,  siempre que sepamos descubrir y seguir la estela de tu estrella, de tu luz que un día nos llevará a ver tu rostro.