domingo, 22 de abril de 2018


DOMINGO 22 a las 11h. CONFIRMACIONES
Por la fuerza del Espíritu Santo, 

8 adultos y 5 jóvenes darán un paso importante en su vida cristiana, confirmarán el don de Dios recibido en el Bautismo.
Alegrémonos, y pidamos por cada uno de ellos

JESÚS: 
MODELO DEL BUEN PASTOR – PASTOR MODELO
Y dijo Jesús: Yo soy el Buen Pastor, el que da su vida por sus ovejas. Yo las conozco y ellas me conocen a mí. Pero hay también otras ovejas que no son de este redil…
ENTRA EN TU INTERIOR
El evangelio de hoy nos da la imagen del pastor, pero no de cualquier pastor, pastor hay muchos, nos habla del Buen Pastor.  El Buen Pastor conoce, reconoce y se le conoce., el Buen Pastor hace el camino junto a cada uno de nosotros, anda delante, marca el camino a seguir pues Él es el camino.
Jesús el guía que conduce, alimenta protege, y hasta tal extremo nos ama… que entrega su propia vida por cada uno de nosotros. Jesús no distingue, tiende su mano, su salvación, sin importarle si es de su redil, no hace distinciones. Busca a la persona, le anima, le restaura, le cura, solo necesitamos escuchar su voz, aceptar el don de su Amor. Entrega la vida por cada una de ellas sin exclusiones. No se trata de dar la vida muriendo, sino que antepone toda su vida al servicio, y es así como “dando la vida, nos la da” pues solo en la entrega  se gana vida.
En la medida en que cada uno de nosotros estemos dispuestos a desvivirnos por los demás, en la medida en que cada uno de nosotros estemos dispuestos a salir de nuestra comodidad, sin distinción  a quien, - pues solo  el pastor mercenario actúa por dinero, las ovejas le traen sin cuidado -,  pero si aceptamos la enseñanza de Jesús , si queremos hacer uso de la enseñanza del Buen Pastor, no haremos distinciones, nos pondremos a disposición de los que nos rodean, y  es así como ganaremos la satisfacción de seguir el camino de nuestro Buen Pastor.




domingo, 15 de abril de 2018

JUEVES 19 DE ABRIL A LAS 20'30 H.
CHARLA A CARGO DE D. RICARDO LÁZARO sobre la fe en Jesús de Nazaret como Hijo de Dios
OS ESPERAMOS

MANOS UNIDAS
            Desde pequeña tengo una imagen que forma parte de mis recuerdos de infancia y es la hucha de la bola del mundo, sujeta por dos manitas, una blanca y otra azul, donde metíamos unas pesetas para los niños que no tenían qué comer. Algo que yo no entendía pero que más tarde, muy a mi pesar, entendí.
            Manos Unidas, surgió de un llamada por parte de la FAO (Organización de las Naciones Unidas  para la Agricultura y la Alimentación) encargada de que impere la seguridad alimentaria en el mundo. Este organismo, en 1959, informó de la hambruna por la que muchos países, sobre todo en África, estaban pasando. Se movilizaron muchas organizaciones y grupos, entre ellos un grupo de mujeres de Acción Católica que en 1960 lanzó su primera campaña para recaudar fondos y sensibilizar de esa situación a los españoles.
            Por desgracia, Manos Unidas sigue actuando y, digo por desgracia, porque sería estupendo que organizaciones como ésta hubieran dejado de tener sentido, ya que el mundo hubiera dejado de ser el que es, para pasar a ser un planeta en que reinara la igualdad y la justicia.
Parecía que la tendencia era positiva y que el hambre en el mundo se iba, paulatinamente, reduciendo. Pues no, ha aumentado en un 11% y esto, aplicado a personas, significa que 38 millones de personas más, saben ahora lo que es el hambre con todo lo que ello comporta: enfermedades, analfabetismo, violencia, diferencias de clase y, en muchos casos, la muerte temprana. 
            Manos Unidas forma parte de mi vida porque es una organización católica, austera y transparente que cambia la vida de muchas personas, a través de los proyectos que financia. No da el pescado, les proporciona la caña para que pesquen. Por ello, les invito, desde aquí, a que colaboren asistiendo, en Denia, el próximo día 20 a la CENA DEL HAMBRE, a las 21:00 hrs en el Colegio H.H. Maristas. Los tickets los encontrarán en las iglesias parroquiales de Dénia. (A.O)



DE NOSOTROS DEPENDE HACER VISIBLE A JESUS RESUCITADO Lc24. 35-48
…Contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y como habían reconocido a Jesús al partir el pan…Se les presenta Jesús en medio de ellos y les dice “Paz a vosotros”… Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: ¿Por qué os alarmáis? ¿Por qué surgen dudas en vuestro interior?... vosotros sois testigos de esto.
ENTRA EN TU INTERIOR
Nos encontramos en el III Domingo de Pascua,  y  avanzamos en la Pascua encontrándonos cada domingo con relatos en los que Jesús resucitado sale al encuentro de sus discípulos.  Un acontecimiento absolutamente inesperado, impactante. A modo de saludo “Paz a vosotros”, para acto seguido preguntarles ¿Por qué os alarmáis? ¿Por qué surgen dudas en vuestro interior?  Ellos creían ver un fantasma, como no alarmarse. ¿Pero con qué lo confundimos hoy, algunos cristianos? ¿Con una chistera de mago que me concederá todos mis deseos? ¿Con el juez, que me juzgará en el juicio final, implacablemente? ¿ Con un Jesús en el que recurro solo en momentos de necesidad, de soledad, olvidándome de Él en mi día a día?. Jesús les interroga sobre sus dudas, para añadir que surgen desde el interior. He ahí donde cada uno de nosotros debemos interrogarnos. Porque es en nuestro interior, en nuestro corazón donde experimentaremos la felicidad de la Pascua, donde podremos disipar nuestras dudas y afianzarnos, porque es desde el interior donde podemos hacer visible al exterior.
Cada relato nos hace reflexionar sobre nuestra experiencia recién vivida de la Pascua y nos hace preguntarnos ¿Cómo, cuándo y dónde nos hemos encontrado cada uno de nosotros con Jesús Resucitado?. El deseo de Jesús en el relato de esta semana está claro. Su tarea no ha terminado en una cruz, sino que toma contacto con los suyos, con nosotros para poner en marcha el movimiento de testimoniar y contagiar la Buena Noticia, y para ello solo necesitamos haberle experimentado en nuestro corazón.  Y es a partir de la experiencia vivida donde podemos ser “personas testimonio”. “VOSOTROS SOIS TESTIGOS”